Agua de lavanda, tónica y calmante

El agua de lavanda es un agua floral con propiedades tónicas, descongestionantes y calmantes para la piel. Hay que prepararla en pequeñas cantidades, dependiendo de la frecuencia con que la utilices.

agua de lavanda Agua de lavanda, tónica y calmante



La lavanda procede del sur de Francia, de la Península Ibérica, de las Islas Canarias y de las Baleares y cuenta con veintiocho especies que florecen entre el mes de mayo y agosto. Cultivar la planta de lavanda sencillo y es una planta  muy decorativa, alegra el jardín con matices violetas, azulados o incluso blancos. En invierno la lavanda tiene un follaje muy perenne con reflejos plateados, es muy olorosa y tiene muchas aplicaciones en la perfumería y fitoterapia.

Cómo preparar agua de lavanda

  • Ingredientes: un pellizco de flores de lavanda secas; 100 mililitros de agua.
  • Preparación: El agua debe hervir. Deja que el pellizco de flores secas de lavanda hierva durante 45 minutos. Déjalo enfriar, fíltralo y échalo en una pequeña botella.

 

 

Dejar un comentario