Propiedades medicinales y usos terapéuticos del abedul

Con fines medicinales, se emplean las hojas, la corteza y las yemas del abedul. Entre las propiedades medicinales del abedul, se encuentran:: Antiséptico. Diurético. Astringente. Antirreumático.

Se trata de un árbol conocido desde culturas arcaicas, si bien hasta entrado el siglo XII no se le atribuyeron propiedades curativas pues con anterioridad solo se aprovechaba su madera. Puede llegar a alcanzar los treinta metros de altura; la corteza tiene un tono blanquecino-plateado.

abedul 300x225 Propiedades medicinales y usos terapéuticos del abedul



Hoja de Abedul

 

Propiedades del abedul como planta medicinal

Componentes terapéuticos del abedul

En las hojas encontramos gran cantidad de flavonoides (como la miricitrina) que son los responsables de su marcada acción diurética, empleándose en casos de afecciones urinarias como cistitis, pielonefritis, litiasis, oliguria e hidropesía.

Si nos fijamos detenidamente en las hojas, observaremos la presencia de aceites esenciales; un ejemplo es el betulinol, que contiene una cierta acción febrífuga por lo que su empleo como antitérmico da buenos resultados.
La esencia de por sí actúa como antiséptico y cicatrizante, por lo que se puede emplear en determinados tipos de infecciones.
El principio aromático de esta esencia es el ácido betulábico.

En la corteza encontramos taninos, cuya proporción puede variar entre el 10 y el 20 % y que le confiere acción astringente y colerética, empleándose en disquinesias biliares.

La savia tiene acción diurética y antirreumática, por lo que se utiliza en procesos de gota y reumatismo.

Para combatir la fiebre: en procesos gripales, la corteza de abedul en decocción se utiliza para bajar la fiebre.

Para controlar la hipertensión: combinadas con hojas de olivo o con espino albar, las hojas de abedul en infusión ayudan a controlar la hipertensión.

Piedras en el riñon: La decocción de hojas y corteza de abedul, aparte de ejercer una acción diurética, actúa como un eficaz desinfectante y cicatrizante natural, siendo un preparado herbal muy beneficioso en caso de cistitis o de cálculos renales.

Belleza: realizar el último aclarado del cabello c on una infusión de abedul, para la cual debes utilizar 50 g de hojas de este árbol por litro de agua, refuerza la raíz del cabello y frena su caída. El aceite de abedul, de venta en parafarmacias y tiendas de belleza natural, es muy apreciado en cosmética por su capacidad para combatir la celulitis.

La recolección de las hojas

La recolección se efectúa en los meses de primavera, recogiendo las hojas- que es la parte a utilizar- y procediendo a efectuar el secado a la sombra, por debajo de los 40ºC y en lugares bien ventilados. Se emplea prácticamente toda la planta: la flor, la savia, la yema, las hojas y la corteza de las ramas jóvenes.

Infusión de abedul

Infusión de las hojas. Se añaden 35 gramos de hojas a un litro de agua, dejándolas en contacto con el agua hervida y fuera del fuego durante diez minutos; al alcanzar los 40ºC se añade un gramo de bicarbonato sódico, aumentando así su efectividad. Se pueden tomar un total de tres tazas al día. (Precauciones: evita el abedul en casos de estreñimiento).

Infusión de la corteza: Si utilizas la corteza, prepárala en decocción, utilizando 5 g por cada taza de agua.

Dejar un comentario