El ginseng, un tónico milenario muy saludable

El ginseng es un tónico milenario indicado contra la astenia, la fatiga en general, el estrés, y el agotamiento físico e intelectual. Su nombre, “flor de la vida“, alude a los beneficios de la planta, atribuidos especialmente a la presencia de “ginsenósidos”.

El ginseng es una planta vivaz cuya raíz posee una gran reputación en China por sus propiedades tonificantes y afrodisíacas. Su uso tradicional, reservado al emperador y a los grandes señores feudales, se remonta a la antigüedad. En occidente, experimentó un gran éxito a partir del siglo XVIII.

El ginseng, un tónico milenario

Hay que esperar que la planta haya alcanzado como mínimo 6 años de edad para recolectar su raíz. Cuanto más rica sea ésta en ginsenósidos, nunca en porcentaje inferior al 4%, más eficaz resulta. Además de estos activos, existen otras sustancias que desempeñan un importante papel como vitaminas del grupo B, vitamina C, aceite esencial y aminoácidos, entre otras.

Las investiaciones clínicas sobre el ginseng han confirmado su acción tónica y revitalizante que se traduce en una mejora del estado físico e intelectual , tanto en jóvenes como en personas mayores.

También ejerce un efecto positivo sobre la disminución del nivel del colesterol, de los triglicéridos sanguíneos y del azúcar en sangre.

No es una planta de acción estimulante sino adaptógena. Se le atribuyen propiedades para combatir la pérdida de memoria y la fatiga física y mental. Tratamiento de depresiones y atonía nerviosa. Trastorno de la sexualidad y coadyuvante en tratamientos de desintoxicación de alcohol, barbitúricos y opiáceos.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. Ginseng dice:

    Les dejo una rectea para elaborar un delicios te de ginseng y regaliz. Espero que la disfruten.

    Cortar una raiz de Ginseng en 7 trozos. Desmenuzar uno de los trozos y guardar los otros 6 para dias sucesivos. Cortar la Regaliz en trocitos. Poner a hervir el agua en una cazuela de barro y echar en ella la Regaliz y el Ginseng. La cantidad de agua depende de la intensidad del fuego. Empezar con 1 litro de agua y regular segun gustos. Hervir la Regaliz y el Ginseng durante 20 minutos. Dejar reposar otros 10 minutos. Consumir el Té en las dos horas siguientes. Comer los trozos de Ginseng hervidos que ahora estaran muy hinchados. Si observamos un trozo de Ginseng podremos ahora contar los anillos y comprobar la edad de la planta cuando fue recogida.

    Saludos

Dejar un comentario