La leche y sus variedades y valor nutricional


      
19 noviembre 2012. Categoría: Alimentación y nutrición Etiquetas: , , , .

Es el “plato principal” cuando se llega a este mundo. ¿Qué hay detrás de su industrialización? La leche es un alimento de primera necesidad para el mundo entero. Su diversificación satisface necesidades específicas para edades o gustos particulares en más de cien países.

tipos de leche valor nutricional La leche y sus variedades y valor nutricional


Leche de vaca

La leche de vaca es la más consumida en el mundo, pero existen otros tantos tipos como especies mamíferas viven en el planeta. Cada una de ellas produce un tipo de leche de acuerdo a las necesidades nutricionales de la cría y los anticuerpos que requiere para su sistema inmune.

Cientos de años atrás la leche se consumía recién extraída de la ubre de la vaca. Luego se identificó el nido de bacterias y gérmenes que este proceso generaba, poniendo en riesgo la salud de las personas. Hoy día se exigen distintas regulaciones sanitarias antes de que la leche pueda salir al mercado. Es alta en calcio y vitaminas A y D, a menos que sea descremada o semidescremada. Aporta proteínas y lípidos necesarios en la alimentación. La lactosa es el azúcar de mayor proporción.

Leches vegetales

Por alergias, intolerancia a la lactosa o preferencias personales, hay quienes sustituyen la leche de vaca por otras de origen vegetal. Entre ellas:

  • Leche de arroz: es más ligera y por ende es de más fácil digestión. Tiene buenas cantidades de magnesio, poco calcio y proteínas.
  • Leche de soja: alta en proteínas y fitoestrógenos razón por la que se recomienda a las mujeres durante la menopausia. De la misma manera puede alterar el desarrollo sexual de los niños. Consulta con el médico.
  • Leche de almendras: fuente de calcio, hierro, proteínas y ácido linoleico. No recomendable en niños menores de 8 años por posibles reacciones alérgicas.
  • La leche de avena: se elabora con granos integrales de este cereal. Rica en hierro, vitamina B1 y ácidos grasos esenciales.

Leche industrializada

Vale destacar que con los avances en la comercialización de la leche, aun las que tienen poco valor nutricional son reforzadas artificialmente. Por ejemplo, las leches de avena y arroz se comercializan con cantidades extras de calcio.
Otra consecuencia de estos avances es el abanico de opciones en la presentación del producto:

  • Leche pasteurizada: producida con una técnica de destrucción de microbios patógenos que a su vez sacrifica los niveles de vitamina C. Se debe mantener a 6 u 8 °C y consumir fresca. Evita hervirla.
  • Leche esterilizada: Se calienta a altas temperaturas para destrucción de bacterias. Se consume en las 24 horas siguientes a la apertura del envase.
  • Leche concentrada: las hay con azúcar (pastosa) o sin ella (líquida). Se logra evaporando el agua de la leche. Debe consumirse a los pocos días de abierta, u horas después en el caso de la versión libre de azúcar.
  • Leche en polvo: sólo conserva un 4% de agua. Dependiendo de la calidad de la leche original será más o menos soluble. Se conserva en lugares frescos y secos.

Leche materna, insustituible

Es mucho más concentrada en proteínas y ácidos grasos. No hay leche en el mercado producto de la industrialización que sustituya su poder nutritivo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda amamantar de forma exclusiva a los recién nacidos durante los primeros seis meses, tras los cuales puede progresivamente consumir sólidos. Reduce enfermedades como repentinas disfunciones mentales y obesidad.
Mientras el niño y la madre estén en condiciones y lo deseen, no hay límite de tiempo para amamantar.

Comentarios cerrados