El marisco, un alimento muy saludable

El marisco es sin duda uno de los alimentos más exquisitos que podemos poner en nuestra mesa. El mar nos ofrece gran cantidad y variedad de frutos: centollo, buey, cangrejos, gambas, langostas, mejillón, navajas, almejas, vieiras, berberechos, zamburiñas, cigalas, percebes, ostras… Deliciosos alimentos con gran cantidad de nutrientes.

Propiedades nutritivas del marisco

El marisco es un alimento muy importante en la nutrición ya que es rico en proteínas, vitaminas y minerales. Y lo mejor de todo es que apenas tiene aporte calórico y tiene muy poca grasa, así que es ideal para dietas. Este tipo de alimento es excelente proveedor de minerales tales como hierro, fósforo, zinc, potasio y yodo, además de tener importantes cantidades de vitaminas A y B.

El marisco y el colesterol

El único problema del marisco es el colesterol. Sin embargo, en contra de lo que se suele creer, el nivel de colesterol de la mayoría de los moluscos, es decir, los mariscos de concha, es bastante bajo. Los crustáceos aportan mayores cantidades de colesterol aunque, al ser sus grasas poli insaturadas, se puede consumir moderadamente. Para dietas bajas en colesterol, este tipo de marisco se puede comer como máximo un par de veces a la semana.

Crustáceos, moluscos y cefalópodos

Cuando hablamos de marisco podemos hacer tres distinciones: crustáceos (con caparazón: gambas y cangrejos), moluscos (con concha: almejas y mejillones) y cefalópodos. Muchos especialistas no consideran que los cefalópodos (calamares, sepias, pulpos) sean marisco, ya que no tienen concha ni caparazón.

Algunos de los mejores crustáceos

Dentro de esta clasificación nos encontramos con aquellos artrópodos que están cubiertos de caparazón. Cangrejos y gambas son algunos de los más populares crustáceos. Sin duda, el centollo es uno de los mariscos más apreciados y particularmente, el gallego, que es exquisito. Podemos diferenciarlo de los centollos de otra procedencia por el color pardo oscuro y por sus patas, más largas que los ejemplares procedentes de otros países.
El buey de mar es otro crustáceo muy apreciado: dispone de un caparazón ovalado de superficie lisa y es muy sabroso una vez cocido. Los centollos y bueyes de mar necesitan 20 minutos de cocción por kilo de marisco.
Respecto al cangrejo, existen diversas especies y calidades. El cangrejo es fundamental para guisos de pescado y en la tradicional paella. El cangrejo real gallego tiene una calidad excelente, similar a la del centollo. Generalmente los cangrejos que se encuentran en los mercados gallegos son de aguas del país.
No podemos olvidarnos tampoco de los cangrejos de agua dulce, procedentes de los ríos y con un sabor muy característico. Son comercializables si miden más de 8 centímetros y se suelen vender vivos.

Dejar un comentario