Cultivos biológicos más sanos


   
30 octubre 2008. Categoría: Alimentación y nutrición

frutas hortalizas 300x195 Cultivos biológicos más sanos

Frutas y hortalizas

En principio las frutas y hortalizas procedentes de cultivos biológicos son más sanas, porque el suelo no está deteriorado por abonos químicos, porque las plantas no están sulfatadas y porque los frutos no están tratados con conservantes.

Además, las investigaciones científicas más recientes indican que los cultivos biológicos contienen más elementos naturales. Sin embargo es inevitable que estos alimentos estén expuestos a la contaminación atmosférica que nos rodea.

¿Pero, cómo podemos confirmar la procedencia biológica de un cultivo?

En el aspecto externo de frutas y hortalizas no se aprecia en qué suelo han sido cultivadas. La irregularidad de tamaños, las máculas naturales, las mondas un poco menos pulidas no son garantía suficiente de su autenticidad. Incluso en las tiendas especializadas en productos dietéticos no todo está libre de aditivos.

Sólo podemos estar seguros adquiriendo productos que lleven los signos convencionales recientemente adoptados. Ese signo de calidad se asigna a productos de marca que se venden en establecimientos dietéticos como libres de residuos químicos, condición está garantizada después de ser sometidos a exámenes de laboratorio. No obstante las frutas y verduras no son sometidas a examen por las organizaciones en cuestión.

En realidad, la única manera de estar seguros al cien por cien es comprar los frutos directamente al productor, visitando las fincas de labranza para convencernos personalmente de que allí se cultiva de forma natural. Resulta complicado pero se pueden encontrar fincas biológicas en las cercanías de las grandes ciudades. Las direcciones se pueden conseguir en tiendas de dietética y de alimentación.

Cómo evitar en lo posible los efectos nocivos de las sustancias tóxicas contenidas en frutas y hortalizas:

  • Consume frutas y hortalizas diferentes cada día.
  • En el caso de las hortalizas, consume alternativamente frutos que crecen bajo tierra y frutos que crecen por encima de ella.
  • Compra siempre pequeñas cantidades frescas cada vez, aunque tengas que hacerlo más a menudo.
  • Evita comprar en puestos de venta situados en calles de muchos tráfico.
  • Es preferible comprar hortalizas maduradas al sol que en invernaderos.
  • Lava todo bien a fondo con agua caliente antes de consumirlo

Dejar un comentario