Qué son los aceites esenciales y su historia

La denominación de aceite esencial se presta a confusión, ya que, en realidad, no son cuerpos grasos, sino sustancias volátiles presentes en los vegetales.

Pueden localizarse en cualquier parte de la planta y se extraen mediante destilación y arrastre por vapor de agua, a excepción de los cítricos (limón, naranja, mandarina…) en los que la obtención se realiza mediante presión de sus pieles y lo que se obtiene realmente es la esencia.
Químicamente están formados principalmente por terpenos (hidrocarburos) que les otorgan interesantes acciones cosméticas, entre las que cabe destacar: antiséptica, cicatrizante, desodorante, refrescante, hidratante, descongestionante, etc.…

El escaso rendimiento en ciertas especies botánicas explica el elevado precio de algunos aceites esenciales y la aparición de falsificaciones Para garantizar la calidad de los aceites esenciales es fundamental realizar rigurosos controles que nos aseguren que son 100% puros y naturales.

Obtención de aceites esenciales

La forma más frecuente es por destilación Los destiladores constan de las siguientes partes: una fuente de calor que genera vapor, un recipiente para alojar la planta, un colector del aceite esencial separado y un refrigerante para los vapores.

Historia de los aceites esenciales

Desde los comienzos de la humanidad, los aceites esenciales han acompañado al hombre tanto en ritos religiosos o mágicos como por sus propiedades “sanadoras”.
En el antiguo Egipto, las propiedades antisépticas de los aceites esenciales eran aprovechadas durante el proceso de embalsamamiento y la conservación de las momias, así como para la fumigación y fabricación de ungüentos.
Los aborígenes de Australia eran grandes consumidores de Tea tree, un gran árbol que proporciona un aceite esencial muy apreciado y utilizado en nuestros días. En la cuenca del Mediterráneo la profusión de plantas aromáticas (tomillo, mejorana, enebro…) hizo que su empleo formara parte habitual de la vida diaria, desde la cocina hasta el cuidado del cuerpo y del alma.

Persia fue lugar de referencia, donde se descubrió el proceso de destilación, que permite la obtención de las aguas florales y los aceites esenciales, si bien es cierto que se han encontrado rastros de alambiques más antiguos en Pakistán.


Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. Un dia de estos estuve viendo nuevamente la pelicula El Perfume y me resulto muy interesante la extraccion de los aceites esenciales. Se trata de extraerle el alma misma a la vida organica.

Dejar un comentario