Varices, cómo combatirlas durante el embarazo

Las varices, venas prominentes y dolorosas suelen brotarse en las piernas durante los meses de la gestación. Descubre como evitarlas con estrategias naturales y fáciles. La inevitable gran descarga hormonal de estrógenos y progesterona que sucede durante el embarazo produce vasodilatación y retención de líquidos, factores desencadenantes de várices, sin embargo, éstas se pueden prevenir siguiendo algunas pautas con constancia.

prevenir varices en el embarazo Varices, cómo combatirlas durante el embarazo



Consejos para evitar las varices durante el embarazo

Aumenta sólo el peso necesario: El retorno venoso se produce contra la fuerza de la gravedad, de abajo hacia arriba y cuando hay un gran sobrepeso se dificulta este proceso circulatorio. Lo ideal es aumentar sólo entre 9 y 11 kilos, para cumplir este objetivo es imperativo incluir vegetales crudos y frutas frescas en la dieta diaria.
Incluye cereales integrales en tu dieta: La fibra insoluble, como el afrecho, evita el estreñimiento que es otra causa demostrada de aparición de váricesi. Los cereales integrales son una buena fuente de vitamina B, la cual fortalece los vasos sanguíneos.
Apuesta por las frutas: Limón, naranja, toronja, mora, albaricoque o melocotón son protectoras naturales de las venas. Su contenido de vitamina C y bioflavonoides (antioxidantes) fortalecen la circulación capilar.
Come en verde: La vitamina K, de acción anti hemorrágica, se encuentra naturalmente en vegetales verdes como la alfalfa, el perejil, espinaca, brócoli, coliflor, repollo, col de Bruselas, lechuga y aguacate, así como en frutas como el cambur y el kiwi.
Bebe mucha agua: Beber agua es un hábito saludable y en esta etapa no se debe descuidar. De 6 a 8 vasos de agua al día mantienen la sangre más fluida evitando así la congestión venosa.
Muy poca sal: Controlar el consumo de sal no sólo mantiene la tensión sanguínea en niveles normales, también evita la retención de líquidos que dilata más las venas.
¡A caminar!: El ejercicio beneficia al retorno venoso porque hace que los músculos se contraigan. Los especialistas recomiendan caminar de 20 a 30 minutos, 3 veces por semana en terreno plano.
Cambiar de posición: Permanecer mucho tiempo sentada o de pie es contraproducente. Procura levantarse y caminar por 5 minutos si tu trabajo requiere que estés sentada, también puedes acostarte colocando la piernas en alto, en un ángulo de 45 grados, otro ejercicio efectivo es levantarse sobre punta de pie durante cinco segundos y repetirlo cinco veces cada hora, dormir con una almohada que eleve ligeramente las piernas también ayuda.
Masajes suaves: la presoterapia ayuda a relajar las piernas en esta etapa, sin embargo, se trata de un protocolo que debe ser supervisado por un médico tomando en cuenta las características particulares de cada paciente y el cual está contraindicado en mujeres con embarazos de alto riesgo.
No uses medias de descanso: Estas medias de nylon no son efectivas en  países tropicales, a largo plazo hacen que las várices se broten más, además durante el embarazo pueden causar problemas circulatorios donde no los había.
Las cremas no son efectivas: Lociones y cremas para várices no dan resultados positivos y además están contraindicadas durante el embarazo.
Nada de medicamentos: Durante el embarazo no se deben ingerir medicamentos para la várices, si existen molestias como dolor y pesadez se pueden administrar bajo supervisión médica sólo después del parto, una vez que la lactancia haya finalizado.

Dejar un comentario